bullying

Cientos de jóvenes sufren en silencio la victimización en las escuelas, hasta el punto de acabar con su vida porque ya no soportan la situación. Lo más importante al enfrentar este fenómeno es no quedarse callado, tanto si se es víctima como si se es espectador. Es necesario hablar y buscar ayuda, pues es un problema que se debe solución en conjunto alumnos, padres y maestros.
Esta problemática tan común tiene graves consecuencias sobre el agresor y los espectadores, pero principalmente sobre la víctima. Ésta puede sufrir de ansiedad continua y depresión, y puede experimentar problemas en sus estudios que pueden llevarla al fracaso escolar; todo esto provocado por el temor constante de sobrevivir cada día a los ataques de los que es objeto en su escuela.
“Es una conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un alumno contra otro intencionadamente. La continuidad de estas relaciones provoca en las víctimas efectos claramente negativos, como un descenso de la autoestima, estados de ansiedad e incluso cuadros depresivos, lo que dificulta su integración en el medio escolar y el desarrollo normal de su aprendizaje.”
Dan Olweus – Especialista noruego
Adolescentes y la presión grupal