Esperanza para los niños de Tailandia

Esperanza para los niños de Tailandia

Qué gusto poder saludarle desde Tailandia. Hemos redactado este reporte ya que sabemos que usted quiere saber cómo nos está yendo en el trabajo que estamos emprendiendo en Tailandia.

Nuestro trabajo ha consistido hasta ahora en buscar los niños con mayor necesidad y suplirles sus necesidades más básicas tales como alimentación, vestido, recreación, educación y servicios médicos.

Nos hemos dado cuenta que debido a que son huérfanos, los niños necesitan de terapia recreativa y emocional. Es por ello que nos hemos dado a la tarea de sacarlos adelante por medio de convivir mucho con ellos ya que se sienten muy solos.

Hemos visto un cambio muy grande desde que empezamos a trabajar con ellos; nos han empezado a ver como sus hermanos ya que nos llaman hermanos mayores. Veíamos que era muy difícil para ellos sonreír ya que tenían una tristeza muy grande pero después de darles terapia recreativa y emocional hemos visto que desarrollan sus actividades escolares de una manera mejor y sus relaciones con sus compañeritos han mejorado.

Hemos logrado comprar despensas, material recreativo, material educacional, medicamento, ropa, entre otros.

Nos hemos encontrado con niños en alto grado de desnutrición a los cuales hemos ayudado con alimentos especiales, y a otros niños que tienen diversas enfermedades tales como infecciones en la piel, gripas severas, enfermedades crónicas entre otras. Estos niños son huérfanos y no tienen a nadie que los saque adelante. Nuestra labor ha consistido en brindarles el apoyo moral y físico del cual carecen.

Asimismo hemos trabajando con adolescentes impartiendoles valores tales como la honestidad, diligencia, responsabilidad, entre otros. Los adolescentes responden rápidamente al trato que se les ha dado ya que hemos visto que ellos quieren buscar una amistad sincera con nosotros. Estos jóvenes están en búsqueda de alguien que los ame y entienda pues están atravesando por un periodio difícil en sus vidas y requieren de mucha ayuda y orientación.

También hemos visto que la comunidad ha recibido nuestro apoyo muy calurosamente ya que nos invitan a sus casas frecuentemente y recurren a nosotros cuando tienen alguna necesidad. Han encontrado en nosotros verdaderos amigos quienes se interesan en sus necesidades tanto físicas como emocionales.

Hemos visto que la pobreza es extrema ya que con un dulce, un juguete o un plato de comida los niños se ponen muy contentos. Para los niños haber recibido tractorcitos, camioncitos, carritos, y burbujitas fue una experiencia inolvidable. Para las niñas el haber recibido sus teléfonos celulares de juguete fue muy sorprendente.

Tan sólo Supad, una niña de 4 años que recibió su teléfono celular, no lo soltaba y le picaba constantemente para escuchar el sonido, incluso se durmió abrazando su celular. Lo cuidaba muchísimo que nadie se lo fuera a quitar o que se le fuera a caer. Pareciera que nunca había tenido un juguete en sus manos.

También estamos aprendiendo a cocinar comidas tradicionales de aquí para poderles dar a los niños comida que les guste ya que ellos están acostumbrados a comer su comida. La comida consiste mayormente de arroz, noodles, puerco, y vegetales.

Para muchos niños no siempre es posible comer puerco y vegetales, así que a veces su dieta consiste de puro arroz. Cuando se les ofrece un platillo de comida variada, los niños lo saborean y se lo comen despacito para que no se acabe. También les damos postres tradicionales con leche de coco y soya, gelatina, fruta, y demás.

Los temas que se contienen en este sitio tanto en audio como en texto, son propiedad exclusiva de Esperanza para la Familia A.C., y está estrictamente prohibido utilizarlos con ánimo de lucro.

Comments are closed.