Conociendo el gran valor de la Gratitud
 

Vayamos a la raz
 

Por: Ing. Gilberto Sánchez

La raíz de la Gratitud es la humildad o la sencillez de corazón, la cual nos lleva a reconocer con madurez el valor de lo que ahora tenemos y antes no teníamos -pues con nada llegamos al mundo- y la raíz de la ingratitud, como ya lo expliqué, es el orgullo. La persona ingrata es aquella que no está contenta con lo que tiene, o sea, es una persona siempre insatisfecha, porque tiene muchas cosas, pero no las ve o le resulta difícil reconocer el valor que tienen.

La persona insatisfecha no se da cuenta de lo que posee, hasta que un tercero le hace recapacitar al respecto, reconociendo el valor del objeto, de la circunstancia privilegiada, o de determinada persona.

Por ejemplo, alguien puede no apreciar su propia ropa, pero si alguien le dice: “¡qué bonita camisa! ¿Dónde la compraste? Yo quisiera tener una como la tuya…” hasta entonces la persona recapacita y se da cuenta de que su camisa tiene un valor, es algo apreciable, valioso, le empieza a ver “lo bonito, lo bueno”, y ya no solo ve los defectos de su camisa. Comienza a apreciarla y hasta la cuidará más. Es un ejemplo sencillo, pero se aplica a cualquier objeto, circunstancia o persona que no se haya llegado a apreciar como es debido.

Entonces, la ingratitud tiene que ver con no valorar las cosas realmente. Por eso la importancia y el énfasis que queremos dar en este tema: enseñemos a nuestra familia a VALORAR lo que tenemos. Cuando las cosas no les cuestan, cuando no las valoran, las van a desperdiciar, las van a maltratar, y lo mismo pasa cuando no se valora a las personas.

La persona ingrata es la que no valora, no estima lo que tiene y aun desprecia lo que recibe. Es una persona que tiene una actitud de desprecio hacia las cosas porque no le han costado, no ha batallado para obtenerlas, así que cuando alguien le da algo o se le dan, pues luego lo ve como hasta un derecho y hasta lo ve como una obligación realmente.

La ingratitud tiene que ver con el orgullo, porque hace sentir que no necesitamos de nadie, que somos autosuficientes, y hasta que merecemos más. Por ello es difícil recibir algo con una buena actitud.

Ir a la raíz es algo bastante doloroso, pero es muy importante hacerlo. Es necesario porque las cosas en familia siempre se deben arreglar de raíz, y nosotros debemos aprender a valorar todo lo que nos dan y enseñarlo a su vez en casa, a ser agradecidos con lo que nos dan. Aprendamos a ser agradecidos, pues la gratitud es un valor importantísimo.

Una forma de demostrar afecto
Condiciones Legales de Uso | Derechos reservados 2012 ©