Esperanza para la Familia - Porque nos interesa su futuro
 
Página principal Nosotros Pedidos Internacional Donativos Contáctanos Mapa de sitio

La Depresión: "Un problema que tiene solución"

Síntomas más importantes de la depresión

Por: Dr. Octavio Maldonado

A continuación describiremos cada uno de ellos para que podamos tener una visión global del padecimiento y en un momento dado saber si estamos pasando por un estado depresivo.

Primer síntoma: Sentimientos de desesperanza y pesimismo.

La tristeza en ocasiones se puede negar y la persona puede negar que está pasando por un momento difícil, pero suele ocurrir cuando uno empieza a hablar con la persona o bien ella se desahoga de lo que trae dentro de su corazón, podemos ver que hay este sentimiento de desesperanza con un llanto muy fácil y con un pesimismo que cree que todas las cosas le van a salir mal.

En algunas personas hasta la expresión de la cara lo dice todo, otros no solamente lo manifiestan como una persona triste, sino que se refieren a sí mismos sin esperanza y sin motivaciones, nada los motiva, pueden estar en una reunión que normalmente disfrutaban sin decir ni una sola palabra, muchas veces sin reír, y son aquellas personas que las pudiéramos considerar como ausentes de la reunión porque no participan, no ríen con lo que normalmente ríen y no tienen interés por lo que se está hablando y muy particularmente no parecen ver una salida a su problema, han perdido toda esperanza.

Segundo síntoma: Los sentimientos de culpa, inutilidad o incapacidad.

Por lo general son secundarios a evaluaciones negativas no reales. De pronto viene esta sensación de una gran culpa, quizás por situaciones triviales o situaciones banales que normalmente no producirían este efecto, pero bajo los síntomas de la depresión la persona empieza a magnificar aquellas acciones del pasado y empieza a culparse exageradamente de algo.

O bien, han sido unas personas fieles a su familia que han servido a los suyos, pero de pronto se sienten inútiles, como que no pueden dar más y creen que no son valiosos para su familia.

Hay en ellos una sensación de incapacidad en aquello que normalmente se dominaba. Los que padecen de depresión malinterpretan estos eventos triviales como una gran evidencia de un defecto personal, mostrando un exagerado sentido de la responsabilidad; entonces viene una carga muy grande sobre la persona y este sentimiento de culpabilidad o inutilidad puede llegar en algunas ocasiones a proporciones delirantes.
Puede llegar a haber personas que exageren tanto en esta culpabilidad que se crean culpables de cuestiones mayores como sería una crisis económica en un país o aun situaciones de mayor envergadura. Pueden también culparse a sí mismos por estar enfermos como si no hubiera un problema de fondo para provocar esto, y de esta forma creen que ellos son los culpables de la enfermedad y creen que lo que está sucediendo en su organismo o en su estado de ánimo no es más que culpa de ellos, lo cual es altamente frustrante y provoca aún más los sentimientos que ya habíamos hablado de desesperanza y de pesimismo.

Tercer síntoma: La pérdida de interés o de placer en los pasatiempos o actividades que anteriormente se disfrutaban.

Esto ocurre con aquellas personas a quienes las actividades que normalmente les eran placenteras o les llamaban “hobbies” ni siquiera quieren atenderlas; esto es, ya no estamos hablando de la actividad normal diaria, sino aquellas que les resultaban con un interés muy particular.

Por ejemplo, algún tipo de juego, algún tipo de ejercicio o lectura, o algún tipo de interés en ciertas actividades que normalmente por la preparación, por el medio ambiente, por la cultura en donde se vive siempre habían despertado un interés, ahora éstas no llaman la atención.

En algunas personas existe además una reducción significativa de los niveles previos de interés o de deseo sexual. Hay que recordar que la depresión afecta los apetitos naturales y uno de los apetitos naturales que es el deseo sexual se ve afectado en la depresión, además de los otros dos apetitos naturales que serían la alimentación y el sueño.

Cuarto síntoma: El sueño

Lo pudiéramos definir como la falta de sueño o bien aquellas personas que duermen en exceso. El trastorno de sueño más frecuente encontrado en esta sintomatología definitivamente es la falta de sueño o el insomnio como también se le suele llamar.

Hay insomnio temprano, hay insomnio medio y hay insomnio tardío. El insomnio temprano es el de aquellas personas que no se pueden dormir, pero una vez que se duermen pueden tener períodos prolongados de sueño; el insomnio medio son aquellas personas que sí pueden dormir inicialmente, pero una vez que se despiertan durante la noche o la madrugada, no pueden recuperar fácilmente el sueño; y el insomnio tardío , es el de aquellas personas que se levantan muy temprano por la mañana o por la madrugada y que quisieran volver a dormir porque se sienten cansados, pero que no pueden recuperar este sueño.

El que más frecuentemente se presenta de estos tres es el insomnio observado a la mitad de la noche, esto es, el que despierta durante la noche y tiene dificultad para volver a dormir, en segundo lugar de frecuencia tendríamos el insomnio terminal o tardío y en tercer lugar tendríamos el insomnio inicial o la dificultad para dormir.
Menos frecuentemente que el insomnio se presenta la persona que tiene mucho sueño , esto es, aquél que tiene períodos prolongados de sueño durante el día y también durante la noche, estos muchas veces son los síntomas cardinales o que llevan a la persona a buscar a los médicos, porque el sueño no solamente es una situación muy angustiante durante la noche, sino que también tiene repercusiones en las actividades físicas del día siguiente. La persona se siente cansada porque no pudo dormir bien y entonces busca la ayuda médica.

Quinto síntoma: La fatiga

Este punto está muy relacionado con esto del sueño. La fatiga, el agotamiento o la disminución de la energía quizás sea uno de los síntomas más comunes observados en la depresión.

La persona puede decir que está fatigada pero en verdad no existe un motivo físico para encontrarse fatigada, sin embargo ella dice que lo está; esto es, comió bastante bien o pudo haber dormido 8 ó 9 horas quizás, pero se levanta y está en el día como fatigada y aun tareas tan pequeñas le requieren de mucho esfuerzo, esto es, actividades que no se necesita verter mucha energía, la persona requiere de un gran esfuerzo para poder llevarlas a cabo.

La eficiencia para completar estas tareas se ve marcadamente reducida cuando existen estos síntomas de agotamiento o de fatiga. Por ejemplo, un individuo que está en un estado depresivo puede decir que actividades como bañarse o cambiarse por la mañana le es muy fatigante y le lleva el doble de tiempo que le llevaría normalmente. Quizás ahí empezamos a entender o a ver algunos de estos síntomas que se presentan en personas cercanas a nosotros.

Sexto síntoma: La dificultad para concentrarse, dificultad para recordar o tener una buena memoria y que afecta a su vez la toma de decisiones.

¿Qué es lo que observamos cuando una persona está deprimida? Que son personas que fácilmente se distraen, o bien, se están quejando constantemente de una dificultad para recordar las cosas.

Imagínese usted a una persona que está en un trabajo muy demandante, en un área de mucha concentración, pero que un estado depresivo los lleva a una incapacidad para funcionar adecuadamente, debido a que están en una situación de alta concentración o en un área de especialidad.

En ocasiones la depresión puede ser tan severa que los clínicos pueden confundir estos problemas de memoria con algunos otros trastornos, no obstante, sabemos bien que es uno de los síntomas que se presenta con la depresión, la dificultad para concentrarse, para la memoria y para tomar decisiones.

A veces, para decisiones que se tomaban fácilmente en la vida o en la educación de los hijos o decisiones económicas o familiares, no se toman ya el mismo tiempo que se tomaban antes y hay un ambiente de duda, de inseguridad y esto no es más que secundario a un estado depresivo.

Séptimo síntoma: El trastorno del apetito.

Con esto nos referimos ya sea al comer en exceso o al comer muy poco, con la consecuencia de pérdida de peso o bien, aumento del mismo. Normalmente se observa más frecuentemente la disminución en el apetito. Muchas personas refieren el esfuerzo que tienen que hacer para comer y que comen más bien por obligación que por apetito; otros quizás sólo presenten apetito por cierto tipo de alimentos, por ejemplo los alimentos dulces, o bien algunos que tienen la preferencia por el alimento chatarra.

Cuando los cambios en el apetito son severos, pueden llevar a la pérdida o al aumento de peso y evidentemente que se observa no sólo por los familiares cercanos, sino por aquellas personas que quizás en tiempos prolongados no han sido vistos y de pronto cuando se encuentran, le dicen: “¿qué te pasó? Te veo muy delgado, muy demacrado, has perdido peso, ¿estás enfermo?” Son esos típicos comentarios. O bien aquellas personas que han subido inesperadamente de peso.

Octavo síntoma: Los sentimientos de inquietud, irritabilidad o ansiedad.

Este síntoma es quizás uno de los más fuertes en la depresión. A veces se manifiestan como aquellas personas que no se pueden estar quietas, que están constantemente agitadas; o por el contrario, también se puede manifestar como un retraso, es decir, personas que tienen una manera de hablar muy pausada, o que presentan movimientos lentos o como si estuvieran en cámara lenta.

Para poder ser catalogados como síntomas de depresión, normalmente podemos decir que estos síntomas de inquietud, irritabilidad o ansiedad son notados por otras personas, son observados y normalmente comentados. Aquí es importante decir que la irritabilidad es quizás uno de los síntomas más frecuentes. Se lleva a cabo en situaciones que las hubiéramos considerado como normales.

Se sabe o se siente como que se enoja y que puede estallar más fácilmente aun con situaciones que normalmente las controlaba o bien que hasta le podrían provocar risa.Pero cuando estamos hablando de la ansiedad, ahí sí hablamos de un síntoma severo donde la persona está angustiada o siente una opresión en el pecho, pero no sabe exactamente por qué, se siente muy ansiosa, no se puede estar quieto.

Algunas personas tienen ganas (y lo expresan de alguna manera) de correr o de salir e ir a un lugar donde no tengan que estar pensando, o de estar en un lugar donde de alguna manera se puedan refugiar de esta sintomatología. Estas son los síntomas que muchas veces provocan o llevan a una búsqueda de alternativas terapéuticas o bien, de alternativas sentimentales. Las adicciones también se muestran como refugio en estos casos, refugio en el alcohol, refugio en las drogas para poder aliviar estos síntomas de ansiedad, de inquietud o de irritabilidad.

Noveno síntoma: Los pensamientos de muerte o de suicidio e intentos de suicidio.

Estos obviamente pueden variar desde los más leves, que sería creer que los demás estarían mejor si ellos estuvieran muertos, hasta pensamientos transitorios pero recurrentes de cometer suicidio, hasta planes bien específicos para cometer o atentar ya contra la propia vida.

Los casos leves de los que hemos hablado son aquellos pensamientos transitorios; quizás uno o dos minutos está la persona pensando en la muerte, pero son recurrentes, es decir, una, dos o más veces por semana está con ese tipo de pensamientos.

En los casos severos inclusive se puede observar que las personas han adquirido algunos de estos materiales como lo que pudiera ser una arma, una cuerda para llevar a cabo el intento suicida, etc.

Desgraciadamente en muchos casos no se puede predecir quiénes son los individuos que presentarán esta característica particular del síntoma depresivo, esto es, quizás la persona empezó con los primeros 6 síntomas y no tenía éste, pero con el tiempo y con la evolución de la enfermedad y debido a que no tiene un tratamiento adecuado, empieza a presentarse este síntoma como una secuela o como un daño de haber estado padeciendo por un tiempo constante los otros síntomas.

Décimo Síntoma: Los síntomas físicos persistentes que no responden a tratamiento.

Aquí sí hay una sintomatología específica, como pudieran ser los dolores de cabeza, los desórdenes digestivos, en los que típicamente observamos colitis, gastritis, o bien dolor abdominal, inclusive puede ser hasta diarrea y otros dolores crónicos que se encuentran muy relacionados con los sentimientos de desesperanza y de pesimismo.

De hecho, muchos individuos llegan a la consulta y reportan mayor énfasis en los malestares físicos que en los síntomas de tristeza, y a veces este es el factor pivote o que sale a la luz para poder hacer una investigación.

Si realmente se encuentra en una situación o en un cuadro depresivo, es importante aclarar que no todas las personas que sufren depresión experimentan todos o los mismos síntomas, esto es, cada persona puede tener una manifestación diferente: algunos sufren unos cuantos síntomas, otros pueden sufrir muchos de los que ya hemos dicho, otros a veces manifiestan la mayoría.

También hay gravedad en cada uno de ellos o severidad, es decir, puede presentar una persona 5 o 6 síntomas, pero otro puede presentar los mismos con mayor severidad. La gravedad o severidad de los síntomas varía con cada individuo. Cada caso es individual por lo que es muy importante consultar al médico para poder tener una idea clara de lo que se está padeciendo.

Buen diagnóstico y tratamiento oportuno
Esperanza para la Familia - Porque nos interesa su futuro
Reflexión
Reflexión
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
¡Escríbenos!
Condiciones Legales de Uso | Derechos reservados 2012 ©