El adulto mayor en la familia

 

íSon realmente valiosos!
 

Por: Ing. Gilberto Sánchez

¡Qué terrible es, entonces, catalogarlos como personas que no ofrecen nada a la sociedad! Eso realmente es muy cruel para los ancianos, los hace sentir mal, se sienten menospreciados y rechazados, o piensan que son un estorbo. Esto es algo que les da mucho temor a los ancianos; en muchas entrevistas e investigaciones los ancianos dicen que les da mucho miedo convertirse en carga de alguien, que quisieran valerse por sí mismos hasta el final. Lamentablemente, muchas veces no se puede y eso les da mucho miedo.

Vemos entonces que hay diferentes tipos de maltratos: el simple hecho de que usted no visite a sus padres por algún motivo hace que los maltrate, haciéndolos sentir solos, abandonados, como que no interesan o importan. Los mayores sienten que trabajaron en vano, que fallaron en algo porque no entienden el porqué los hijos no se acercan, por qué no pueden ver a los nietos, etc.

Todo este tipo de maltrato es algo que se va legalizando con el paso de los años; de hecho, en México hay estados en los que se empieza a tipificar este tipo de situaciones, empieza a haber sanciones por incumplimiento de las obligaciones de asistencia familiar. Es necesario entonces que se den los mecanismos para aplicar la ley como es debido; esto quiere decir que los ancianos son importantes.

La Organización de las Naciones Unidas está considerando a los ancianos como personas importantes de atender y de cuidar. Según los estudios y las estadísticas, en los próximos años el número de ancianos va a crecer de manera acelerada a nivel mundial. Lo que se busca es crear una conciencia social hacia el bienestar de los ancianos, para que se les brinde todo el apoyo y dirección necesarios para que tengan una vida digna y puedan ser de provecho el día de mañana.

Entonces esto no es cosa pequeña; de hecho, ya se pueden hacer denuncias penales cuando alguien se da cuenta que a un anciano se le está maltratando con golpes o gritos, que no se le atiende, que se le tiene abandonado o que no se le da de comer. Tengamos mucho cuidado con esto.

El cuidado del anciano es algo que no debería salir a fuerzas, sino que debería salir de un corazón agradecido por lo que los padres hicieron por él, de un corazón que respeta a aquellos que velaron por su vida. Es decir, de una memoria que no olvida, que entiende que fue ayudado por sus padres para salir adelante en su vida.

Sus canas merecen respeto y honra
Condiciones Legales de Uso | Derechos reservados 2012 ©