Esperanza para la Familia - Porque nos interesa su futuro
 
Página principal Nosotros Pedidos Internacional Donativos Contáctanos Mapa de sitio
Los problemas más comunes en el matrimonio y cómo resolverlos
Parte II

 

Discusiones destructivas y sentimientos de abandono
 

Las discusiones destructivas son: la falta de respeto hacia la opinión del otro, creer que uno siempre lleva la razón y no saber ponerse en el lugar del otro para comprender lo que le ocurre. ¡Agréguele a la mala comunicación este tipo de discusiones destructivas!

Las palabras destructivas son como golpes que da una espada muy afilada al cuerpo humano, arranca trozos de carne, hiere profundamente y quiebra huesos; el ejemplo es fuerte, pero verdadero. Así es la lengua que hiere.

El matrimonio es una institución de respeto en la que hay dos personas; se deben respetar las opiniones de ambos y no burlarse ni menospreciar al cónyuge, porque esto llevará a la destrucción.

A veces una palabra destructiva penetra hasta las entrañas, a lo más profundo del ser; esto hace que se anide por meses o años, generando sentimientos de rencor, resentimiento, ira y contienda en la pareja, alejando la comunicación en vez de fomentarla y causando problemas serios en el matrimonio.

Muchas veces se responde antes de escuchar: la mujer empieza a hablar algo y el hombre responde inmediatamente antes de oír. Esto es orgullo y soberbia, no dejar ni siquiera hablar a la otra persona; y trae oprobio, burla y escarnecimiento a la persona que trata de hablar. Además genera angustia en la pareja porque no se le escucha.

El corazón que escucha adquiere sabiduría e inteligencia sobre la problemática de su pareja; en vez de hablar prontamente, debemos aprender a hablar lentamente y a escuchar prontamente. El concepto mundano es el que más habla, el concepto moral, recto y espiritual es el que mejor escucha; ése es el que siempre tendrá la respuesta apacible y fruto de boca que llenará las entrañas de su pareja con palabras razonables y sabias que sacian.

Los labios que producen queja, amargura y falta de respeto destruyen los frutos buenos en la esposa. Hay un proverbio que dice:

“El que halla esposa halla el bien, Y alcanza la benevolencia de Jehová.”
Proverbios 18:22

Debemos aprender cómo cuidar a nuestra esposa, amarla y tratarla. Las discusiones destructivas lo único que hacen es alejar a la pareja, destruir la comunicación y generar un sentimiento de abandono.

El sentimiento de abandono viene por el exceso de trabajo de parte de uno de los cónyuges y la falta de interés por la pareja, esto hace que se deteriore la relación y el otro tenga esa sensación de abandono y de soledad que le lleve a buscar una solución, pero esta solución va a ser al margen de su pareja.

Este sentimiento se puede ver como una salida pasajera y momentánea, pensando en una futura solución; pero la mayoría de las veces no es otra cosa sino el comienzo de una ruptura, ya que los dos miembros de la pareja empiezan a tener vidas independientes: uno al margen del otro y con intereses distintos.

Llega un momento en que la pareja puede ser vista como un estorbo y un freno para el desarrollo personal. De ahí la importancia del diálogo y de buscar soluciones en el momento en que aparece el problema y no posponerlo.

La rutina
Esperanza para la Familia - Porque nos interesa su futuro
Reflexión
Reflexión
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
¡Escríbenos!
Condiciones Legales de Uso | Derechos reservados 2012 ©