Los valores morales II

 

íSembremos los valores en casa!
 

Por: Ing. Gilberto Sánchez

El buen juez, por su casa empieza. Todos tenemos una familia y quisiéramos que las decisiones que tomamos nos llevaran a una mejor calidad de vida. Por ello es importante saber qué valores son buenos.

Cuántas personas han perdido un miembro de la familia porque no le inculcaron valores, porque se perdieron en los vicios, murieron en una pelea, vivieron como madres solteras desde su adolescencia, etc.

Hace algunos años, ocurrió una tragedia en el norte de México. Fue un caso muy sonado, que incluso, creó problemas a nivel estudiantil. Fue el caso de una joven que fue a una discoteca.

El padre de familia era un hombre preocupado por sus hijos, y la joven le había pedido el permiso para salir esa noche. El padre se opuso y no quiso que su hija fuera, él le explicó que no era un lugar bueno para ella, le denegó el permiso.

No estando de acuerdo con su padre, la joven simplemente adoptó la posición de ir. Desde luego hubo un enfrentamiento, una discusión bastante fuerte entre ambos, y sin resolver nada, cada uno se apartó enojado.

Pasaron las horas y a la una de la mañana, el padre decidió ir por la joven a la discoteca con el propósito de cuidarla y llevarla a la casa. Al llegar al lugar se suscitó de nuevo otra discusión, y el papá se retiró bastante molesto mientras la joven se fue a seguir de fiesta a casa de unas amigas.

Al término de la fiesta, decidió regresar a casa en un taxi. Estando ahí su madre le llamó al celular y ella, siguiendo en su actitud rebelde, le mintió diciéndole que aún estaba en la fiesta.

El taxista escuchó eso y cambió el rumbo, la llevó a un lugar apartado y abusó de ella sexualmente. Luego llegó otro taxista e hizo lo mismo, ambos estaban drogados, y al final la mataron.

Al día siguiente se supo la noticia. La joven pertenecía a un centro de estudios importante de la ciudad y los jóvenes estudiantes que se dieron cuenta del asunto, salieron a las calles, y fueron en busca de taxistas para golpearlos, así que les quebraban los vidrios y los bajaban de su carro.

¿Qué vemos aquí? Todo un desorden. Se violaron muchos valores morales, es decir, principios éticos, que no se tomaron en cuenta y que finalmente llevaron a esta tragedia. No hubo sinceridad, obediencia, respeto, paciencia.

Perder a un hijo no es cualquier cosa, duele mucho. Se esperaría que los hijos enterraran a los padres. Con esto quiero ilustrar lo importante de sembrar buenos valores en los niños, jóvenes y adolescentes, ya que pueden ser de mucho peso a lo largo de su vida.

La veracidad
Condiciones Legales de Uso | Derechos reservados 2012 ©